jueves, 14 de agosto de 2014

''Murmur'', de R.E.M.

    La belleza, si no de manera total, si que puede en parte ayudar a sobrellevar el peso de nuestra propia existencia. Y si bien ‘’Murmur’’ no puede ayudarnos a sobrellevar el peso del mundo (como canta Stipe en ‘’Talk about the passion’’), su escucha bien hace que valga la pena el estar ahí para presenciar lo esplendido (y bello) de su contenido. Así, las canciones de ‘’Murmur’’ hacen gala de una belleza delicada, a veces etérea (‘’Perfect circle´´ como gran ejemplo), delicadeza que tiene la gran virtud de no perderse en los temas más acelerados: increíble la combinación, el juego entre el potente bajo de corte joydivisiano de Mike Mills, los gloriosos puentes de ‘’Sitting Still’’ y ‘’Catapult’’, todos ellos adornados y embellecidos por las cristalinas guitarras de Peter Buck (brillantes en su capacidad de ser Byrds sin serlo)  y la oscura pero precisa voz de Michael Stipe. En resumen, aquí la sensibilidad pop y el nervio rockero (o punk rockero) alcanzan un equilibrio exquisito y disfrutable, perfecto, pero también decisorio (veáse el famoso Nuevo Rock Americano posterior), factores suficientes para tenerlo como uno de los mejores discos de su época. Algunos dirán de la historia, pero eso da para otro debate ajeno al nuestro.                                                                                                                                                                                                                                                                                                   
     Excelente como unidad, en el que ni siquiera un corte como ‘’9-9’’ (¿Sonic Youth meets Joy Division?) desentona (aunque a ‘’We Walk’’ bien puede aplicarse lo contrario, más por razones de calidad que de estética), ‘’Murmur’’ es una pequeña obra maestra del rock (alternativo o lo que sea). Y es que la belleza no conoce límites: bien lo sabían estos muchachos de Athens a la hora de combinar la oscuridad del post-punk con la calidez del mejor pop, demostrando así que ambas (oscuridad y luz), cuando de belleza se trata, no tienen por qué necesariamente no ser lo mismo.                                                                                                                                                                             

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     

viernes, 27 de diciembre de 2013

Los Angeles (1980) - X


El rock and roll es, para un servidor, una de las cosas más curiosas y revitalizantes que hay, a la vez que una de las más humanas. Evitaré caer en discursos largos y aburridos para ir directamente al grano: este humilde espacio no será sino un lugar (el enésimo) donde se le hará justicia a aquella maravillosa música que ya lleva más de medio siglo entre nosotros, pobres humanos a los que no nos queda otra que hacerla parte de nuestra vida para, así, tratar de sobrevivir un poco más cada día.



La pasión, la calidad, el reconocimiento… tres cosas que no siempre van juntas (sobre todo la última con las dos primeras). No es por quitarle mérito a los espléndidos discos que Sex Pistols, The Clash, Undertones y demás publicaron años antes que el disco de hoy, no: lo que pasa es que el no ver a ‘’Los Angeles’’ entre aquellos me incomoda bastante. Y es que estamos hablando de un maravilloso disco debut donde el dominio instrumental y el talento para aunar punk con teclados no restan alma y pasión al discurso que estos chicos de, precisamente, Los Angeles nos quieren vender y que yo compro sin dudar: el discurso del rock and roll puro y duro, sí, pero también de aquel que se atreve a ver un poco más allá sin tropezar en el intento. Intento exitoso al cual, digo yo, siempre se le debe hacer justicia escuchándolo para evitar así hacerle caer en un injusto olvido.